La toma diaria de antioxidantes ayuda a mantener la piel joven

Con la llegada del buen tiempo, la toma diaria de antioxidantes ayuda a mantener la piel joven y sana frente a los peligros del sol

REDACCIÓN.- AORA ANTIAGING es un potente y completo regenerador celular anti-edad de última generación que gracias a su gran capacidad antioxidante ayuda a reducir las arrugas, mejora la hidratación y elasticidad de la piel, su tonicidad y firmeza y la prepara y protege frente a la radiación solar.
Su fórmula incluye el compuesto exclusivo ORA AOX-SOLAR COMPLEX® que incluye colágeno de alta absorción, ácido Hialurónico XLW de alta biodisponibilidad, coenzima Q10 y extracto estandarizado de naranja sanguina. Se completa con vitaminas C y E y Zinc, que tienen un efecto antioxidante secundario a la vez que ayudan al mantenimiento de una piel saludable.
silhouette-1177099.jpg [112237 Bytes]

Madrid, 16 de mayo de 2018.- La radiación solar, la contaminación, el tabaco, la temperatura, la nutrición, el estrés y dormir poco y mal son los 7 factores principales -exposoma- que influyen en el envejecimiento de la piel, según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), y los siete son modificables.

Con la llegada del buen tiempo aumenta la actividad al aire libre y la exposición al sol y, más allá de la obligada protección solar, la ingesta de antioxidantes ayuda a combatir y frenar diferentes signos externos del envejecimiento.

AORA ANTIAGING es un potente y completo regenerador celular anti-edad de última generación que gracias a su gran capacidad antioxidante ayuda a reducir las arrugas, mejora la hidratación y elasticidad de la piel, su tonicidad y firmeza y la prepara y protege frente a la radiación solar. Al combatir los radicales libres, se favorece la resistencia celular y mejora la salud de la piel, protegiéndola frente a los diversos factores que contribuyen al envejecimiento celular.

Efecto Sinérgico

La composición de AORA ANTIAGING proporciona y refuerza la acción individual de sus principios activos asegurando un potente efecto anti-edad gracias a la óptima absorción de sus activos y el efecto sinérgico de los mismos que aumentan la acción individual de cada uno.

Su fórmula incluye ORA AOX-SOLAR COMPLEX®, un complejo exclusivo de nutrientes que potencia el efecto anti-edad del producto gracias a la acción sinérgica de sus ingredientes, que ayudan a contrarrestar los diferentes mecanismos involucrados en el envejecimiento de la piel.

El complejo incluye colágeno hidrolizado de alta absorción, ácido hialurónico XLW de bajo peso molecular y de alta biodisponibilidad, coenzima Q10 y extracto estandarizado de naranja sanguina. Se completa con vitaminas C y E y Zinc, que tienen un efecto antioxidante secundario a la vez que ayudan al mantenimiento de una piel saludable.

Una de las claves de la eficacia de AORA ANTIAGING es su mecanismo de acción múltiple. El colágeno hidrolizado de alta absorción, la naranja sanguina, el ácido hialurónico y la coenzima Q10 estimulan los fibroblastos, que son los responsables de la formación de fibras de colágeno y elastina, y activan la microcirculación mejorando el aporte de nutrientes y disminuyen la destrucción de colágeno, ofreciendo en su conjunto un efecto regenerador y protector de la piel.

En paralelo, la coenzima Q10, el ácido hialurónico y la naranja sanguina tienen un potente efecto antioxidante que ayuda a reparar las moléculas oxidadas dañadas. Por su parte la naranja sanguina y la coenzima Q10 tienen un efecto protector contra los rayos UV, previniendo y combatiendo el daño producido por la radiación solar.

Finalmente, la capacidad antioxidante y protectora del compuesto ORA AOX-SOLAR COMPLEX® se refuerza con el zinc y las vitaminas E y C que, juntos, contribuyen al mantenimiento de la piel y refuerzan los efectos antioxidantes y protectores de los otros compuestos.

Colágeno Hidrolizado tipo I

El Colágeno Hidrolizado tipo I es el mayor componente estructural de la piel (principalmente en la dermis), 80% aproximado del peso de masa seca. Influye en gran medida en la retención de agua, elasticidad y apariencia de la piel. La pérdida de colágeno comienza a los 30 años aproximadamente y aumenta significativamente después de la menopausia.

Ácido Hialurónico

El ácido hialurónico se encuentra de forma natural en nuestro organismo. Lo podemos encontrar localizado en la epidermis, así como en diferentes tipos de mucosa. El mecanismo de acción principal de las cadenas de ácido hialurónico es la absorción de agua para mantener un nivel óptimo de hidratación en la dermis y cartílago. Por ello, la molécula de ácido hialurónico posee una alta capacidad de atracción de moléculas de agua, y a su vez es capaz de expandirse y aguantar compresiones elevadas.

Coenzima Q10

La coenzima Q10 (Q10), también conocida como ubiquinona, es una coenzima importante que está presente en todas las células humanas y es necesaria para la producción de energía en el cuerpo humano. La pérdida global de los niveles de Q10 conduce a la pérdida de energía, al envejecimiento y a una menor esperanza de vida. Este proceso es reversible cuando los niveles de ubiquinona se restauran parcialmente, lo que subraya la importancia de Q10 para la función apropiada de todo el organismo.

Extracto de Naranja Sanguina

El extracto obtenido a partir del zumo y la cáscara de la naranja sanguina ofrece una mezcla específica de antocianinas, ácidos hidroxicinámicos, flavononas y ácido ascórbico, capaz de disminuir el estrés oxidativo en personas con menores defensas antioxidantes (fumadores, deportistas, diabéticos y personas expuestas a la contaminación del aire). Además, la naranja sanguina aumenta la concentración plasmática de los biomarcadores que se relacionan con sustancias antioxidantes (glutatión y sus derivados) producidas en nuestro organismo y reduce los valores de los biomarcadores del estrés oxidativo a nivel fisiológico. También ayuda a prevenir y combatir el daño que se produce en la piel por una exposición solar excesiva UV (eritema cutáneo y fotoenvejecimiento).

Principales signos de envejecimiento

Los cambios en la piel están entre los signos más visibles de envejecimiento como las arrugas, la piel flácida y la pérdida de cabello. La piel es el órgano más grande del cuerpo humano y cumple diferentes funciones: contiene receptores nerviosos que permiten percibir el tacto, el dolor y la presión; ayuda a controlar el equilibrio de líquidos y de electrólitos; ayuda a controlar la temperatura corporal; y nos protege del medioambiente.

En la piel se distinguen tres capas principales: La parte externa (epidermis) contiene células cutáneas, pigmento y proteínas. La parte media (dermis) contiene vasos sanguíneos, nervios, folículos pilosos y glándulas sebáceas. La dermis suministra nutrientes a la epidermis. La capa interna bajo la dermis (la capa subcutánea) contiene las glándulas sudoríparas, algunos folículos pilosos, vasos sanguíneos y grasa. Cada capa contiene también tejido conectivo, con fibras de colágeno para dar soporte y fibras de elastina con el fin de proporcionar flexibilidad y fuerza. Con el envejecimiento, la capa externa de la piel (epidermis) se adelgaza, aun cuando la cantidad de capas celulares permanece sin cambio alguno. En paralelo, los cambios en el tejido conectivo reducen la resistencia y la elasticidad de la piel, especialmente en las zonas expuestas al sol. Por su parte, las glándulas sebáceas producen menos aceite a medida que se envejece, lo que causa sequedad y picazón.

Cuando la capa de grasa subcutánea se adelgaza, ofrece menos aislamiento y amortiguación, aumentando el riesgo de lesión de la piel y reduce la capacidad de conservar la temperatura corporal. Con la edad, las glándulas sudoríparas producen menos sudor, lo que hace que sea más difícil mantenerse fresco, aumentando el riesgo de sobrecalentarse o de sufrir insolación.

Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios