Caries, mal oclusión, bruxismo o inflamación de encías pueden provocar dolor de oídos

Los dentistas advierten de que el zumbido en el oído puede estar relacionado con la salud bucodental

REDACCIÓN.- Los nervios y otros tejidos correspondientes a las zonas de la boca y del oído están muy cerca, tanto que el dolor en una zona puede irradiar la otra. Dolor, sensación de presión o zumbido en el oído, una vez descartadas las infecciones o cualquier otra patología en el sistema auditivo, pueden ser síntomas de problemas en nuestra salud bucodental. Así lo advierte el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife, que recomienda acudir al dentista con el fin de que éste pueda descartar que las molestias en los oídos puedan tener como origen el bruxismo (hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes), una infección de encías o dientes o una mala oclusión.

En el caso de los niños, la salida de los dientes puede provocar también molestias en la zona auditiva, mientras que las muelas del juicio pueden estar detrás del dolor de oídos en jóvenes y adultos.

Debido a la cercanía de ambas áreas, una caries provocada por mala higiene bucal puede provocar que el dolor se irradie al oído, igual que si padecemos algún problema en las raíces de un diente o la inflamación de las encías. Además, tanto si sufrimos maloclusión como si nos faltan piezas dentales, los músculos de nuestra mandíbula trabajarán más a la hora de masticar o tragar.

Dichos músculos se fatigan y pueden presentar una contractura, lo que deriva en dolor. En la articulación, el llamado chasquido” en el oído se produce cuando se afecta el menisco inter-articular. Éste precisamente es también uno de los síntomas del bruxismo. Si el mal hábito de apretar la mandíbula se lleva a cabo por la noche, la fuerza aplicada podría incrementarse en un 40%, por lo que, al despertarnos, podemos sufrir de dolor de cabeza o de oídos.

Tratamientos

Por todo ello, el Colegio de Dentistas de Santa Cruz de Tenerife recomienda que, ante un dolor de oídos, y una vez descartado cualquier problema en el sistema auditivo por el otorrino, se consulte con el dentista habitual, para que éste pueda descartar las diferentes patologías y aplicar el tratamiento adecuado. En función de la causa que esté provocando el dolor de oído, el dentista propondrá tratamientos como la ortodoncia en el caso de la mala oclusión, prótesis o implantes ante la pérdida de dientes o férulas de descanso para el bruxismo, entre otras opciones dependiendo de cada caso.

Foto: Salud 81

Comparte esto:

     
Marcar el Enlace permanente.

No se admiten más comentarios