Cómo pasar de una vivienda oscura y lúgubre a una amplia y luminosa

Grupo Almansa ofrece seis trucos para conseguirlo

Barcelona, junio de 2019.- Iluminar una vivienda no es un medio, es un objetivo de todo propietario o diseñador que se precie. Lo cierto es que no todas las estancias de la casa requieren la misma cantidad de luz y, según los expertos, ésta debería calcularse en función del uso que se le vaya a dar. Además, una casa puede ser más o menos luminosa según el color del suelo, de sus paredes o de sus techos, según el color del mobiliario, la distribución de este, las lámparas y, sobre todo, la disposición y el tamaño de las ventanas.

Imagen que contiene pared, interior, vida, suelo

Descripción generada automáticamente

“Una casa bien iluminada es más atractiva, se aprecian mejor sus volúmenes y detalles decorativos y, sin duda, es mucho más cómoda y confortable”, explica Juan Almansa, director general de Grupo Almansa. Es por ello por lo que desde la carpintería especializada en la elaboración de elementos de aluminio señalan seis aspectos clave para lograr viviendas luminosas:

  1. Paredes y techos de ‘luz’. El color de nuestras paredes es fundamental para establecer el tono correcto en nuestra casa. Al igual que las paredes oscuras crean una atmósfera de mal humor y estrés, las paredes y techos de colores claros le darán una sensación de luminosidad y amplitud.
  1. Colores frescos. Todos los decoradores coinciden en que el blanco es el color más adecuado para crear viviendas luminosas; no obstante, no todo tiene porque ser monocromático. Es posible utilizar toques de color y es especialmente interesante emplear colores fríos como azules, verdes, grises y morados. Estos ayudarán a crear espacios que generen serenidad y calma, un entorno libre de estrés.
  1. Grandes ventanales. A pesar de que cada vez más se apuesta por ventanas grandes, aún hay muchas casas cuyo número y tamaño de ventanas son reducidos. Para lograr aprovecharse de la luz natural es necesario contar con ventanas suficientemente grandes. Además, con ello reduciremos nuestra factura eléctrica pues no tendremos que encender lámparas adicionales para conseguir que una estancia esté iluminada correctamente.
  1. Espejos que reflejen la luz. Otra opción, muy empleada por diseñadores y decoradores, es el uso de los espejos para reflejar la luz natural en alguna parte de la vivienda que se quiera resaltar y prescindir así de lámparas o elementos que desempeñen esa función.
  1. Bombillas de luz fresca. Actualizar las bombillas de luz brillante por unas de un torno más ‘natural’ como las de luz amarillas puede creer una atmósfera más íntima y calidad. Si nuestro objetivo es lograr una vivienda con un aspecto más brillante y fresco, podemos utilizar bombillas con luz blanca.
  1. Proporcionar equilibrio. Es importante que una vivienda tenga la mezcla correcta entre luces y sombras. A nadie le gusta el aspecto de una casa super ‘brillante’ con una iluminación perfecta y uniforme gracias fluorescentes ásperos. Para evitarlo, debemos agregar luces para iluminar las esquinas oscuras, pero sin pasarnos. Unos pocos espacios oscuros significan que la vivienda tiene profundidad.
Por favor, síguenos y regálanos un me gusta:
Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.