Doc Exprés, la escuela de documentalistas de MiradasDoc

Doc Exprés, la escuela de documentalistas de MiradasDoc

isora

Más de cien estudiantes de ciclos formativos de Imagen y Sonido han pasado por las prácticas del Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora

Guía de Isora.- MiradasDoc organiza el taller Doc Exprés, con el que convoca cada año desde sus orígenes en 2006 a quince estudiantes del ciclo formativo de Imagen y Sonido para que realicen un corto documental en el marco del Festival. Este año, en la primera semana de noviembre, volverán a encontrarse en Guía de Isora (Tenerife) tres equipos de los centros que imparten en Canarias esta formación -IES La Guancha, Politécnico de Las Palmas y César Manrigue de Santa Cruz de Tenerife- en una cita anual que convierte al Festival Internacional de Cine Documental de Guía de Isora en una escuela de jóvenes documentalistas.

Durante el desarrollo de MiradasDoc, mientras el público se reúne en las salas para ver las películas, mientras distribuidores, realizadores y productoras cierran sus acuerdos en MiradasDoc Market, estos quince estudiantes crean tres grupos de realización que toman este municipio del sur de Tenerife como escenario y fuente de inspiración e información para filmar un corto documental de ocho minutos, que se realizará a lo largo de cinco días y se exhibirá dentro de la agenda de proyecciones de MiradasDoc.

Doc Exprés empezó en 2006, bajo la dirección de Emilio González Martí, que inauguró el taller con el apoyo de la empresa AVID de tecnología para la realización audiovisual AVID. Tras un paréntesis de interrupción en 2012, el apoyo de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias permitió recuperar el programa formativo en 2013, coordinado por el realizador Roberto Lucas. Ambos, González Martí y Lucas, han contado con el apoyo de los profesores de Imagen y Sonido del IES La Guancha que acompañan todo el proceso; a todos ellos se suman profesionales del sector que participan en cada edición del festival –directores, productores, distribuidores– y que mantienen encuentros específicos con los estudiantes.

El taller tiene también su dimensión internacional, porque contó en una de sus ediciones con la participación de un equipo de Colombia, estudiantes universitarios de diseño, que llegaron a Doc Exprés a partir de la colaboración de MiradasDoc con el documentalista colombiano Jairo Eduardo Carrillo, experto en animación digital.

El reto de la realidad
Para los estudiantes el reto es enorme: se trata de rodar un corto documental de calidad, a la altura de lo que MiradasDoc ofrece a su público, y al mismo tiempo, producido “en tiempo real, como se hacen los encargos profesionales”, destaca Roberto Lucas. Precisamente, la exigencia de desarrollar un plan de trabajo y realizarlo con el mejor resultado en los plazos habituales de los encargos profesionales es uno de los aspectos que destaca de esta experiencia Demetrio Darias, profesor de Realización Audiovisual en el IES La Guancha.

“Trabajan bajo la presión del calendario y para gente desconocida. En cinco días tienen que acabar la pieza y proyectarla el viernes. Es lo más parecido a la realidad profesional y es distinto a la dinámica que se genera en el aula, porque es un trabajo de encargo y hay que tenerlo en fecha; esa experiencia no es posible en la formación reglada”, detalla Darias.

“Se pretende que conozcan un reto como en la vida normal, porque esto es un encargo profesional tal como se entregaría a un cliente, con estándares de calidad tanto técnicos como narrativos”, subraya Lucas. Además, entre las tareas que abordan los estudiantes, deben hacer una defensa inicial del proyecto, “como los pitching que se celebran en MiradasDoc Market” y al final del trabajo se hace un balance público del proceso, una evaluación global del proyecto y sus resultados, de los objetivos, el guión, el rodaje, los gastos de fondos, las técnicas narrativas empleadas… para finalmente, contrastar el resultado con el público.

Tanto para Darias como para Lucas, en la experiencia de Doc Exprés es esencial también la dinámica colectiva, dentro de cada equipo y entre los tres grupos. En cada uno de ellos se distribuyen las tareas según se hace en un equipo profesional; se escoge un responsable de dirección, otro de producción, un operador de cámara y otro de sonido y de montaje.

“Quince alumnos trabajando en la misma aula es un encuentro muy intenso” –señala Lucas–. La relación entre ellos resulta creativa y puede llegar más allá de la experiencia que se vive en una semana en MiradasDoc. De hecho, ese es uno de los objetivos del taller: dar a conocer a los estudiantes la realización documental como una experiencia vivida, que supere el ámbito del Festival y de la propia escuela. La semilla de Doc Exprés es fructífera, según se desprende de los resultados.

Lucas cuenta entre sus recuerdos el equipo que se formó entre estudiantes del Politécnico de Las Palmas y uno de los centros de Tenerife, al que llamó un productor de Las Palmas para hacer juntos un documental. Darias destaca la iniciativa que tuvo uno de los estudiantes de Doc Exprés, Fernando Alcántara, del centro de Las Palmas, que participó en el taller en 2011 y que presentó el corto Caballo de mar al concurso canario en la edición de 2012.

El papel de Doc Exprés, y en general de MiradasDoc, como experiencia reveladora que se traduce al plano profesional lo confirma Rafa Rodríguez, que participó como estudiante en la primera edición del taller en 2006. Rodríguez dirige actualmente Blackout Films, su empresa de servicios audiovisuales especializada en cine digital y en producción y postproducción de imágenes de alta calidad y participó en sus años de estudiante en dos ediciones del festival como voluntario y alumno (en Doc Exprés y en el taller de guión documental de 2007).

El técnico canario ha estado también en MiradasDoc Market con un stand de su empresa entre las firmas del Archipiélago que ofrecen sus servicios al sector audiovisual que se cita cada año en el mercado de MiradasDoc y ha participado en el pitching.

El taller “me aportó el sentimiento de documental, el trabajo en equipo, no tanto los conocimientos técnicos como el amor por el documental, la ilusión por el oficio y el contacto con los profesores”, dice Rafael Rodríguez. “Lo que sacas del taller es complementario a lo que estudias en el aula; la práctica te da el conocimiento, la soltura para poder defenderte en el sector. El taller fomenta la creatividad, la capacidad de autorrealización de proyectos”, añade.

MiradasDoc, sentencia Lucas, “es un marco espectacular; que los alumnos puedan realizar el trabajo de Doc Exprés dentro de uno de los festivales de documentales más importantes de Europa es una oportunidad enorme. Hasta Guía de Isora llegan los mejores profesionales y los mejores documentales del mundo. Estar en contacto con esos profesionales como estudiantes en esa modalidad de encuentro cercano que permite el formato de MiradasDoc, es una experiencia tremenda. Ojalá yo la hubiera tenido”.

Por favor, síguenos y regálanos un me gusta: