Playa San Juan consigue por tercer año consecutivo la Bandera Azul

Playa San Juan consigue por tercer año consecutivo la Bandera Azul

El concejal de Servicios Municipales, Bruno Domínguez, y los ediles José Rivero y Ángeles González, protagonizaron hoy el izado oficial

GUÍA DE ISORA. Una de cada seis banderas azules del mundo ondea este año en playas españolas, y una de estas lo hará por tercer año consecutivo en Playa San Juan, una población que ha logrado poner al día su litoral y recuperarlo para el uso público. Esta playa isorana, que estuvo a punto de desaparecer en los años 90 del siglo pasado, es hoy uno espacios más valorados de la costa suroeste de Tenerife. En la mañana de este miércoles 23 de julio se realizó el acto simbólico de izado oficial, que contó con presencia de los concejales de Servicios Municipales, Deportes y Juventud, Bruno Domínguez, José Rivero y Ángeles González, respectivamente.

Para Bruno Domínguez esta tercera Bandera Azul significa una gran satisfacción, “que simboliza toda la lucha que han llevado a cabo los vecinos de Playa San Juan para salvar su playa, primero, y para hacerla ahora un lugar amable, sostenible y de calidad”. El edil agradeció el esfuerzo que ponen para ello los trabajadores de las empresas concesionarias de los servicios que en ella se prestan, Torviscas S.L. y Carsant Servicios y Controles S.L., en colaboración con los empleados de la Concejalía de Servicios Municipales.

Domínguez constató que “la Bandera Azul ha contribuido estos últimos tres años al aumento de bañistas, atraídos por su calidad, limpieza, servicios y seguridad”. El edil recordó que “entre los servicios que nos hacen merecedores de la Bandera Azul están la excelencia de sus aguas; socorrismo y salvamento todo el año; botiquín con collarines, desfibriladores y camillas; baños y vestuarios públicos en condiciones; accesibilidad para personas con movilidad reducida; limpieza diaria del paseo y la playa” además de otras comodidades como las hamacas, sombrillas y el kiosco del paseo.

El edil de Servicios Municipales explica que otra de las playas del municipio que podrá obtener también la Bandera Azul es la de La Jaquita en Alcalá, “ya que ahora mismo reúne casi todos los requisitos para ello, salvo el de estar en el censo de playas de Sanidad del Gobierno de Canarias un mínimo de tres años seguidos”. En este sentido explica que “desde antes de su inauguración, a principios de este año, ya la hemos inscrito y han comenzado los análisis de sus aguas, por lo que en dos años podrá optar también a este reconocimiento de calidad y seguridad”.

La Bandera Azul es un galardón y un sistema de certificación de la calidad ambiental creado y gestionado en 1987 por la Fundación para la Educación Ambiental (FEE). La FEE concede cada año a playas y puertos que cumplen los criterios revisados periódicamente, consensuados y cada vez más exigentes de legalidad, sanidad, limpieza, seguridad e información y gestión ambiental. En España es la Asociación de Educación Ambiental y del Consumidor (ADEAC) la que certifica este premio.

Antecedentes
Hasta llegar a la Bandera Azul, la bahía de Playa San Juan y su zona de baño han tenido que salvar múltiples obstáculos. El primero se venció cuando los vecinos salieron a la calle para defender la Playa Chica, para la que había un proyecto para «entullarla» y convertirla en zona de usos portuarios. El conocido como Muelle Viejo, que separa la Playa Chica de la Playa Grande, estaba por aquel entonces en estado ruinoso, con zonas de amplios boquetes con el consiguiente riesgo para los bañistas. En ese mismo muelle, después de restaurado, se realizan hoy actividades lúdicas, deportivas y culturales.

Posteriormente, con la llegada de Pedro Martín a la Alcaldía, se recuperaron espacios públicos con el derribo de edificaciones que invadían la playa. Aquella decisión sirvió para que Playa San Juan viera renacer su emblemático Horno de la Cal, que corría riesgo de desaparecer. Al mismo tiempo se construyó el paseo litoral, que se ha venido mejorando paulatinamente y que hoy cuenta con kioscos y servicios para los bañistas.

El paso más radical se culminó en abril de 2008 con el proyecto de acondicionamiento de la bahía, que incluyó la colocación de diques submarinos y el remozamiento completo de la playa dotándola de arena. A partir de ahí llegaron los servicios para los bañistas, socorristas, mobiliario de playa, duchas, accesibilidad y seguridad. Cuatro años después, en 2012, el Ayuntamiento la presenta a la convocatoria y obtiene por primera vez el galardón. La playa mantiene desde entonces la calidad que se exige para que el Jurado Internacional Bandera Azul le haya concedido por tercera vez una de las 3.372 banderas entregadas a las playas del hemisferio norte este año 2014.

Por favor, síguenos y regálanos un me gusta: