Quirón Tenerife recuerda que nunca se debe introducir nada en la boca de una persona con una crisis epiléptica

Quirón Tenerife recuerda que nunca se debe introducir nada en la boca de una persona con una crisis epiléptica

o Mañana se celebra el día nacional de esta patología, la neuróloga Déborah Alonso apunta que en dos de cada tres casos está controlada
o Ante una crisis es importante mantener la calma y medir su duración. Si supera los cinco minutos, se debe llamar al 112
o La enfermedad se manifiesta de muchas maneras y no solo con movimientos descontrolados del cuerpo. Al contrario de lo que se cree, las mujeres afectadas pueden tener hijos

Tenerife.- La epilepsia es una enfermedad neurológica caracterizada por una actividad eléctrica alterada de las neuronas que genera diversas manifestaciones clínicas y no solo, como se cree equivocadamente, con movimientos descontrolados de todo el cuerpo. Así lo asegura la neuróloga de Grupo Hospitalario Quirón en Tenerife, Déborah Alonso, con motivo de la celebración mañana del día nacional de esta enfermedad.
La especialista indica que, en muchas ocasiones, las crisis epilépticas son mucho más sutiles y consisten en leves desconexiones del medio, movimientos involuntarios imperceptibles de una extremidad, gestos automáticos (como frotarse las manos o de chupeteo) o, incluso, en distorsiones en la percepción de olores o en la aparición de sensaciones anómalas.
Esta patología puede presentarse a cualquier edad y en cualquier persona (afecta por igual a hombres y mujeres). Tiene tratamiento y en dos de cada tres casos los pacientes están bien controlados. Por ello, la mayoría de los epilépticos pueden hacer una vida normal y, en el caso de las mujeres, pueden quedarse embarazadas y tener hijos.
Sobre cómo actuar ante una crisis, la especialista hace hincapié en que “lo que nunca se debe hacer es introducir objetos en la boca de quienes padecen una crisis convulsiva. En esta circunstancia es importante mantener la calma, colocar a la persona en una posición de seguridad y contabilizar el tiempo que dura para, en el caso de que se prolongue más de cinco minutos, llamar al 112”.
Sobre las causas de la epilepsia, la doctora Alonso apunta que son muy variadas y que pueden responder a tumores cerebrales, meningitis, traumatismos craneales, intoxicación por alcohol o drogas, causa genética o familiar. “No obstante, en algunas ocasiones el origen no llega a encontrarse”, concluye.
¿Qué debo hacer si presencio una crisis epiléptica?
ü Mantener la calma.
ü Colocar al paciente en una posición de seguridad para evitar que se golpee y se dañe. Acostado, de medio lado, y sujetando la cabeza con cuidado para que no se dé golpes y se lastime contra el suelo, o apoyándola en una almohada o en un montón de ropa.
ü Comprobar que el paciente no tenga nada en el cuello que pueda dificultar la respiración, como collar, cuello de camisa, corbata, etc.
ü Controlar el tiempo de la crisis y llamar al 112 si supera los cinco minutos.
¿Qué no debo hacer?
ü Nunca debemos introducir objetos en la boca del paciente que esté sufriendo una crisis. Con ello no solo no evitamos que se asfixie, sino todo lo contrario: aumentamos la probabilidad de que ese objeto se vaya a la vía aérea y no pueda respirar. En muchas ocasiones, el paciente se muerde la lengua y expulsa sangre con saliva por la boca, algo normal.
¿Cuándo debo ir al médico?
ü Si es la primera crisis.
ü Si la crisis dura más de cinco minutos o si se producen muchas crisis seguidas.
ü Si la persona está embarazada, es diabética o hipertensa.
ü Si ha sufrido daños físicos durante la crisis.
¿Podré tratar mi enfermedad?
Sí, la epilepsia se puede tratar. Existen numerosos fármacos que consiguen controlar la enfermedad en casi dos tercios de los pacientes. Dependiendo de la causa y del número de crisis, en ocasiones no es necesario emplear medicación para tratarla. Incluso, si hay un buen control, es posible que con el paso del tiempo se suspenda.
¿Podré hacer una vida normal?
La epilepsia puede generar algunas limitaciones; pero muchas personas afectadas llevan una vida completamente normal. Hay ciertas profesiones que n no deberá ejercer, como las de conductor profesional, policía, militar o piloto, y determinados deportes que tampoco es recomendable que ejerciten, como el submarinismo, el paracaidismo y otras prácticas de riesgo. Asimismo, la legislación española no permite conducir a personas con una epilepsia activa.
Existe la creencia de que las mujeres epilépticas no pueden tener hijos. Esto no es así. Pueden y sus descendientes no tienen por qué heredar la enfermedad. La única precaución que deben tomar es planificar el embarazo y contar con su neurólogo para adecuar la medicación más segura para la madre, como para el feto.
¿Qué puedo hacer para evitar una crisis?
ü Tomar la medicación prescrita por el médico.
ü Evitar el consumo de alcohol y drogas.
ü Descansar lo suficiente. Dormir las horas necesarias disminuye las posibilidades de padecer una crisis.
ü Llevar una alimentación sana.

Foto: www.ceac.es

Por favor, síguenos y regálanos un me gusta: